Benefíciate de la Coenzima Q10

Beneficios de un buen nivel de Epa y dha en el organismo.

¿ Qué es la Coenzima Q10 ?

La coenzima Q10 (CoQ10) es un compuesto esencial y se elabora de forma natural en nuestro cuerpo. Se puede encontrar en prácticamente todas las células del cuerpo humano. Aunque la coenzima Q10 se encuentra en mayor cantidad en las células con numerosas mitocondrias y en las que tienen una mayor necesidad energética, tales como las del corazón, los músculos, los riñones y el hígado. (1)

La coenzima Q10 se considera segura y suele tener pocos efectos secundarios, pero siempre es recomendable consumirla bajo una supervisión médica ya que así como suele ser beneficiosa para algunas patologías como por ejemplo, la migraña, existen casos en los cuales puede ser contraproducente.

Alimentos en los que podemos encontrar Coenzima Q10.

Los alimentos que tienen un mayor contenido de coenzima Q10 y los cuales beneficiarían a mantener un buen nivel en nuestro organismo, si los incorporamos en nuestra dieta, son:

· Carnes (como el pollo o pavo)
· Pescados (como el salmón o la trucha)
· Frutas (como las naranjas, fresas o frambuesas)
· Frutos secos y semillas (como nueces, pistachos, cacahuetes o semillas de sésamo)
· Legumbres (como las lentejas y los guisantes)

Además de poder incorporarla mediante nuestra dieta, de forma natural, también podemos utilizar suplementación alimenticia  que contenga coenzima Q10. Con el fin de mantener una buena salud y así ayudar a nuestro organismo a prevenir o tratar enfermedades.

Donde actúa y cuales son los beneficios de la Coenzima Q10.

La coenzima Q10 actúa como antioxidante además de ayudar a producir la energía necesaria para que las células puedan crecer y mantenerse sanas.  

Es un compuesto liposoluble, por lo cual para su correcta absorción necesita de grasas y se halla en las membranas celulares, ya que es importante por el papel que cumple en la cadena de transporte de electrones en las membranas mitocondriales durante la respiración aeróbica.

La coenzima Q10 es necesaria para la respiración celular y para la producción de ATP. Y en su función antioxidante intercelular se ha observado su presencia en todas las membranas celulares y en la sangre, incluso unida a las lipoproteínas de alta (HDL) y baja densidad (LDL), por lo que muchas investigaciones lo señalan como un antioxidante capaz de reducir el colesterol.

Además de esto, se conoce que la coenzima Q10 tiene un efecto sobre la expresión génica y esto podría explicar sus efectos sobre el metabolismo general de los tejidos, a que mejora el sistema inmune y que beneficia contra las enfermedades cardiovasculares e inflamación. (1) (2)

En el organismo se presenta de dos formas: ubiquinona, la cual es la forma oxidada, que actúa como aceptor de electrones. Y la forma reducida o también llamada ubiquinol que es el donante de electrones. (2) La ubiquinona es la forma más estable y la más estudiada clínicamente.
Se conoce que el ubiquinol es menos estable porque es la forma con actividad antioxidante, pero de esta forma está más presente en el organismo. Está principalmente unido a lipoproteínas como las LDL y las VLDL por lo que es capaz de proteger las membranas celulares y otras estructuras como el ADN y las proteínas frente a los efectos destructivos de los radicales libres o el daño oxidativo. El ubiquinol ayuda a regenerar otros antioxidantes, como la vitamina C y la vitamina E, así mientras que regenera su forma reducida con la ayuda de enzimas como citocromo-B5 reductasa o la glutatión reductasa entre otras. (3)

En cuanto a su función antioxidante, la coenzima Q10 tiene efecto antiinflamatorio debido a la activación de los monocitos y la modulación/reducción de la liberación de sustancias proinflamatorias como el factor de necrosis tumoral alfa (TNF-a) y gamma-glutamiltransferasa (GGT) que es un marcador temprano de estrés oxidativo e inflamación. (4)

¿ Cuándo se suele indicar la suplementación con Coenzima Q10 ?

La suplementación con coenzima Q10 suele estar indicada cuando su síntesis endógena fuese baja (envejecimiento) o cuando las necesidades se vean aumentadas, como por ejemplo practicar deportes intensos o también por efectos del alcohol/tabaco (mayor producción de radicales libres y actividad del hígado). También va a depender de la medicación, ya que el consumo de estatinas reduce la coenzima Q10 porque la vía de síntesis de colesterol y la coenzima son comunes (vía del mevalonato) (5). Entre las enfermedades donde está indicada la suplementación con coenzima Q10 tenemos: la dislipidemia, hipertensión, patologías relativas al corazón (aterosclerosis, insuficiencia cardíaca, infarto de miocardio) síndrome metabólico y diabetes, inflamación crónica (de bajo grado), esclerosis múltiple, hígado graso no alcohólico, trastornos neurodegenerativos, autismo, fibromialgia, síndrome de fatiga crónica, migraña y enfermedad renal. (1)

Dicho todo esto, lo más recomendable siempre es consultar con un médico antes, para estar seguros de que la suplementación y la dosis que vamos a consumir es la adecuada para nuestro caso.

Referencias bibliográficas:
  1. Garrido-Maraver, J., Cordero, M. D., Oropesa-Avila, M., Vega, A. F., de la Mata, M., Pavon, A. D., Alcocer-Gomez, E., Calero, C. P., Paz, M. V., Alanis, M., de Lavera, I., Cotan, D., & Sanchez-Alcazar, J. A. (2014). Clinical applications of coenzyme Q10. Frontiers in bioscience (Landmark edition), 19, 619–633. https://doi.org/10.2741/4231
  2. Linus Pauling Institute. Coenzyme Q10 [Internet]. Linus Pauling Institute. (2014). https://lpi.oregonstate.edu/mic/dietary-factors/coenzyme-Q10
  3. D GL-LP, del Pozo-Cruz Ph D J, Assistant AS-CT, Sc ABC-RB, D PNP. (2019). Bioavailability of coenzyme Q10 supplements depends on carrier lipids and solubilization. Nutr Burbank Los Angel Cty Calif.; 57:133–40
  4. Zhai J, Bo Y, Lu Y, Liu C, Zhang L. (2017). Effects of Coenzyme Q10 on Markers of Inflammation: A Systematic Review and Meta-Analysis. PloS One. 12(1):e0170172.
  5. l-Bazi MM, Elshal MF, Khoja SM. (2011). Reduced coenzyme Q(10) in female smokers and its association with lipid profile in a young healthy adult population. Arch Med Sci AMS ;7(6):948–54.
Mi carrito0
Aún no agregaste productos.
0