DHA Algas: Avance para un Futuro Sostenible

DHA de Origen Marino: Un Avance Sustentable

¿Qué es el DHA?

Las maravillas del DHA (ácido docosahexaenoico) no son un misterio. Este esencial ácido graso poliinsaturado, miembro distinguido de la familia omega-3, es conocido por sus extensos beneficios para la salud, es esencial en nuestro organismo como un ácido graso omega-3 de cadena larga.

Este componente es clave en múltiples funciones biológicas, como el mantenimiento de la fluidez de las membranas celulares y como precursor de moléculas bioactivas, influyendo en la salud cardiovascular, el desarrollo neurológico y visual, y la regulación de procesos inflamatorios (1).

Esencial para el desarrollo normal del cerebro, de la retina y de las gónadas, puesto que el DHA se acumula principalmente en estos llevando a cabo gran parte de sus funciones específicas.(2)

Tradicionalmente, hemos obtenido DHA de pescados como el salmón y el atún. Sin embargo, en una era donde las dietas basadas en plantas ganan terreno y la conciencia ética y de bienestar animal crece, se hace evidente la necesidad de fuentes alternativas de DHA.

Las Algas: Un Tesoro Subestimado

Las algas, junto con semillas de lino, calabaza y chía, emergen como poderosos sustitutos vegetales, con las algas marinas en particular destacándose como una fuente original y sostenible de DHA

Entre los vegetales ricos en DHA, las algas marinas brillan con promesa, siendo la fuente ancestral del DHA marino y ofreciendo una solución ética y viable para una nutrición responsable y consciente del bienestar animal.

Este enfoque tiene la virtud de alinearse con la sostenibilidad ambiental, aliviar la presión sobre especies marinas y preservar la biodiversidad de nuestros océanos, mientras que también brinda un producto de alta calidad y pureza, libre de los contaminantes a menudo asociados con el aceite de pescado.

Las algas no solo proporcionan una alternativa para quienes evitan el consumo de productos animales, sino que también ayudan a disminuir la huella de carbono, ofreciendo un enfoque más ecológico en comparación con la pesca tradicional

Cerebro, visión y fertilidad con DHA Algas

Dentro del cerebro, el DHA es fundamental en el correcto desempeño del sistema nervioso, optimizando la transmisión de señales neuronales y la rapidez con que estas se propagan. Se asocia con la capacidad del cerebro para adaptarse y cambiar, es decir, la neuroplasticidad, y se considera esencial para el diálogo entre neuronas.

Estos roles son vitales para fortalecer capacidades como la memoria, la concentración y la capacidad de aprendizaje. Además, se sugiere que el DHA puede actuar como un agente de defensa cerebral, minimizando la inflamación y el daño celular por estrés oxidativo, elementos involucrados en el declive cognitivo y en el desarrollo de patologías neurodegenerativas (3)(4).

En el ámbito de la visión, el DHA es un componente estructural de la retina, particularmente en la zona de las células que captan la luz, facilitando una visión normal y previniendo desórdenes visuales que suelen presentarse con la edad, como la degeneración macular (5).

Respecto a la fertilidad, el DHA tiene un papel protagónico en la funcionalidad de los espermatozoides, mejorando su movilidad y, por ende, la posibilidad de fertilización.

En las mujeres, se vincula con la salud hormonal y la calidad del óvulo, así como en crear un ambiente uterino propicio para el embarazo, influyendo positivamente en la reproducción (6)(7).

El valor del DHA derivado de las algas trasciende sus beneficios para la salud humana, ya que su producción es amigable con el ambiente y ofrece una alternativa nutricional a veganos y vegetarianos.

Este perfil multifacético del DHA algal lo convierte en una alternativa de gran alcance, relevante tanto para la nutrición y salud personal como para el cuidado del medio ambiente.

Referencias Bibliográficas.

[1] Rustan, A. C., Drevon, C. A. Fatty acids: structures and properties. Enciclopedia of Life Sciences2001.

John H. Lee.et al. Omega-3 Fatty Acids for Cardioprotection. Mayo Clin Proc2008, 83 (3), 324-332

[2] Aterburn-L.M et al. Distribution, interconversion, and dose response of n-3 fatty acids in humans. Am J Clin Nutr, 2006, 83 (suppl), 1467S – 1476S.

 Akabas S, Deckelbaum R. N-3 fatty acids: recommendations for therapeutic and prevention. Am. J. Clin. Nutr. 2006, 83, 1451-1462.

[3] Bazan N.G. et al.  Annual Review of Nutrition2011, 31, 321-351.

Sanhueza, J., Nieto, S., Valenzuela, A. Ácido docosahexaenoico (DHA), desarrollo cerebral, memoria y aprendizaje: la importancia de la suplementación perinatal. Revista chilena de nutrición2004, 31 (2), 84-92.

[4] Nicolas G. Bazan et al. Omega-3 Essential Fatty Acids Modulate Initiation and Progression of Neurodegenerative Disease. Mol. Neurobiol. 2010, 41, 367–374.

[5] Johnson, E. J., Schaefer, E. J. Potential role of dietary n− 3 fatty acids in the prevention of dementia and macular degeneration. The American journal of clinical nutrition2015, 83 (6), 1494S-1498S.

[6] Safarinejad M. R., Hosseini S.Y., Dadkhah F., Asgari M. A. Relationship of omega-3 and omega-6 fatty acids with semen characteristics, and anti-oxidant status of seminal plasma: a comparison between fertile and infertile men. Clin. Nutr2010, 29 (1), 100-105.

[7] Saldeen P, Saldeen T. Women and omega-3 Fatty acids. Obstet. Gynecol. Surv2004, 59 (10), 722-730.

Stanhiser J., Jukic A.M.Z., Mc Connaughey D.R, Steiner A.Z. Omega-3 fatty acid supplementation and fecundability. Hum Reprod2022, 37 (5), 1037-1046.

Mi carrito0
Aún no agregaste productos.
0