Glicina: propiedades y beneficios

Glicina, aminoácido multifuncional

Características y funciones básicas

La Glicina es el aminoácido más pequeño, lo que le permite desempeñar roles únicos en el cuerpo. Esta pequeñez facilita su función como enlace entre proteínas, actuando también como molécula de señalización extracelular, sitio de reconocimiento en membranas celulares para enzimas, y modificador de la actividad molecular, entre otras funciones.

Protección Tisular y Efectos en el Sueño

Se ha demostrado experimentalmente que la glicina libre protege los tejidos contra daños como la isquemia y la hipoxia. (1) Además, es eficaz para inducir el sueño y actuar como anestésico, funcionando como un neurotransmisor inhibidor similar al GABA. Esto ayuda al descanso de las neuronas, actuando como coagonista en la apertura del canal del subtipo N-metil-D-aspartato de los receptores de glutamato ionotrópicos (NMDARs). (2)

Glicina, Metabolismo y Síntesis de Colágeno

A pesar de ser un aminoácido no esencial, la glicina es crucial en el metabolismo, especialmente en la interconversión de grupos de un carbono activado con la serina. Es vital en la síntesis de moléculas esenciales como el grupo hemo de la hemoglobina, la creatina, el glutatión, las bases púricas del ADN y ARN, y sobre todo, el colágeno, que supone el 25% de las proteínas del cuerpo

Un déficit de glicina afectaría la síntesis de colágeno, causando problemas como xerosis, osteoartrosis, caída o afinamiento del cabello, y podría generar un entorno de estrés oxidativo por la falta de glutatión que conduciría a hepatotoxicidad o a resistencia a la insulina(3) 

Diabetes Mellitus Tipo 2

La glicina juega un papel importante en el tratamiento de la Diabetes Mellitus tipo 2 (DM2). Los pacientes con DM2 suelen tener hipoglicemia o bajos niveles de glicina debido a la necesidad de eliminar ácidos grasos, lo que se logra formando un complejo con la glicina que se excreta por la bilis.

La suplementación con glicina puede ayudar a recuperar los niveles perdidos y contribuir a la eliminación de ácidos grasos. Además, puede reducir la calcificación de las arterias y el desarrollo de aterosclerosis al recuperar la producción de colágeno de los vasos sanguíneos y reducir de la glicación de las proteínas. Más exactamente la hemoglobina glicosilada es el marcador usado para diagnosticar la enfermedad y si funcionan los fármacos al reducir esta glicosilación. En estudios clínicos donde se aportan 5 gramos de glicina cada 6 horas a pacientes diabéticos de tipo I y II, han demostrado una reducción significativa de la hemoglobina glicosilada, a pesar del leve efecto hipoglicemiante de la glicina (4)

Otro estudio concluye en que la calidad de vida puede mejorar con la suplementación de glicina (aproximadamente 10 g diarios), asegurando una síntesis y renovación adecuadas del colágeno. Se ha investigado si un exceso de glicina en la dieta podría tener efectos secundarios, pero se ha encontrado que los aminoácidos no esenciales tienen dificultades para atravesar la membrana hematoencefálica. (5)

Acción Antiinflamatoria y Protectora

La glicina tiene mecanismos para proteger al organismo contra la inflamación, los radicales libres y la activación de enzimas degradativas. Esto es crucial para prevenir lesiones por hemorragias por shock, isquemia/reperfusión, y disminuir lesiones hepáticas y renales causadas por tóxicos y fármacos.

Su acción antiinflamatoria se debe a su capacidad para actuar sobre células inflamatorias como los macrófagos, suprimiendo la activación de factores de transcripción y la formación de radicales libres y citoquinas inflamatorias. (6)

Se ha investigado el uso de la glicina en el tratamiento de la artrosis. Estudios in vivo han mostrado que la aplicación intramuscular de peptidoglicanos y la ingesta de glicina pueden disminuir la inflamación, el edema y la hiperplasia del líquido sinovial en las articulaciones. En las membranas celulares, la glicina activa canales de cloruro, estabilizando o hiperpolarizando el potencial de la membrana. Esto inhibe la apertura de canales de calcio inducida por agonistas y reduce el aumento de iones de calcio intracelulares, explicando así sus efectos inmunomoduladores y antiinflamatorios. Además, la glicina bloquea la apertura de poros en la membrana plasmática, un proceso clave en la prevención de la muerte celular por necrosis.

Su acción protectora para los órganos se debe a diversos motivos complementarios a su actividad antiinflamatoria:

Efecto en el Shock Hemorrágico

La glicina ejerce un efecto inhibidor significativo en la activación de células inflamatorias, la liberación de mediadores tóxicos y la alteración de la coagulación, problemas comunes en el fallo multiorgánico causado por shock hemorrágico.

Prevención de Úlceras Gástricas

La glicina reduce la secreción de ácido gástrico de manera dependiente de la dosis, protegiendo contra lesiones gástricas inducidas por estrés, como las causadas por hipotermia o agentes necrotizantes, incluyendo el alcohol.

Protección contra Lesiones Hepáticas y Renales

La glicina atenúa las lesiones hepáticas y renales provocadas por tóxicos y fármacos. Un ejemplo notable es su efecto protector frente a los daños causados por la Ciclosporina A, utilizada en el tratamiento de la artritis. La glicina mejora la protección de hígado y riñones, asociada a la inhibición de la liberación de PGE2 por las células de Kupffer.

Referencias Bibliográficas.
  1. Hall, J. (1998). Glycine. Journal of Parenteral and Enteral Nutrition, 22(6), 393–398.
  2. Yamadera, W., Inagawa, K., Chiba, S., Bannai, M., Takahashi, M., & Nakayama, K. (2007). Glycine ingestion improves subjective sleep quality in human volunteers, correlating with polysomnographic changes. Sleep and Biological Rhythms, 5(2), 126–131.
  3. Meléndez-Hevia, E., De Paz-Lugo, P., Cornish-Bowden, A., & Cárdenas, M. L. (2009). A weak link in metabolism: the metabolic capacity for glycine biosynthesis does not satisfy the need for collagen synthesis. Journal of Biosciences, 34(6), 853–872.
  4. Carvajal-Sandoval, G. y cols. (2007) V. Prevención de los daños producidos por la diabetes mellitus y la senescencia. Gac Méd Méx Vol. 143 No. 1
  5. Adeva-Andany, M., Souto-Adeva, G., Ameneiros-Rodríguez, E. et al. Insulin resistance and glycine metabolism in humans. Amino Acids 50, 11–27 (2018).
  6. Zhong, Zhi; Wheeler, Micheal D.; Li, Xiangli; Froh, Matthias; Schemmer, Peter; Yin, Ming; Bunzendaul, Hartwig; Bradford, Blair; Lemasters, John J. (2003). L-Glycine: a novel antiinflammatory, immunomodulatory, and cytoprotective agent. Current Opinion in Clinical Nutrition and Metabolic Care, 6(2), 229–240.
Mi carrito0
Aún no agregaste productos.
0