Las propiedades de la glicina

Beneficios de la glicina en nuestro organismo.

¿Qué es la glicina?

La glicina es un aminoácido, conocido comúnmente por ser el más pequeño presente en las células, y denominado ‘no esencial’. Gracias a su tamaño puede funcionar como enlace entre proteínas, al ser este una molécula de señalización extracelular, sitio de reconocimiento en las membranas celulares para las enzimas y también un modificador de la actividad molecular, entre otras funciones.

Su papel principal es el de contribuir a la formación de las proteínas de nuestro organismo. Asimismo, actúa como neurotransmisor inhibidor en el sistema nervioso central, fundamentalmente en la retina, el tallo cerebral y la médula espinal.

¿Para qué sirve la glicina?

Nuestro cuerpo utiliza este aminoácido para sintetizar diversas sustancias, como por ejemplo, las purinas, la creatina o también el glutatión. Dicho esto, es importante señalar que la glicina tiene un rol primordial en lo que respecta al correcto desarrollo y mantenimiento de los tejidos, los músculos y los huesos. Existen estudios recientes que han puesto en evidencia su importancia para mantener una buena salud ósea. La glicina también es muy importante para lograr un sueño reparador, y esto se debe a su relación a la función que cumple como neurotransmisor.

¿Dónde encontrar glicina de forma natural?

Si bien nuestro cuerpo puede producir la glicina de forma natural, se ha observado que en ciertas ocasiones podría no ser suficiente. Para ello existen alimentos ricos en glicina, que ayudan a mantener su correcto nivel en nuestro organismo. Entre ellos tenemos los de origen animal: Carnes (de vaca y cerdo) carne de aves (como el pollo), embutidos, pescados, huevos y lácteos. Y los de origen vegetal: frutas, remolacha, zanahoria, berenjena, patata, guisantes, legumbres, cereales integrales, frutos secos.

Propiedades de la glicina.

La glicina tiene múltiples propiedades, los más específicos en relación con el deporte, y con personas que realizan ejercicio de alta y media intensidad, ya que ayuda a prevenir lesiones y desarrollar los músculos.
 Entre estas propiedades podremos encontrar que: la glicina sirve para sintetizar el colágeno, contribuyendo así en la formación del cartílago, (lo que es relevante para hacer deporte).
Además de generar energía, rotando también las células (lo que podría producir longevidad).
Mejora la señalización cerebral, lo que impulsa a la mente a funcionar mejor en cuanto a la coordinación con los músculos.
También mejora la sensibilidad a la insulina, reduciendo la grasa abdominal y manteniendo así una buena salud metabólica.
Asimismo, trabaja como un potente antiinflamatorio, reduciendo el estrés oxidativo.
Y por último, ayuda a promover un mejor sueño anabólico, mediante la reducción de nuestra temperatura corporal conforme el día se termina.

Aplicaciones y contraindicaciones de la glicina.

La glicina se administra como complemento dietético y con esto se pretende garantizar que la necesidad de este aminoácido en nuestro organismo quede cubierta. En especial cuando esa necesidad de glicina se da en dietas bajas en proteínas, como en las de las personas vegetarianas.

El consumo de la glicina en dosis normales, no tiene contraindicaciones ni efectos secundarios. Si bien es recomendado no superar los 60 gramos diarios ya que podría producir alteraciones en el sistema nervioso, en cualquier caso es siempre recomendable consultar con un médico, así sea de cabecera o especialista ante cualquier duda. Además es recomendable que las personas con afecciones hepáticas o renales no ingieran grandes cantidades de aminoácidos sin la supervisión de un especialista.

En definitiva, la calidad de vida puede mejorar tomando glicina como un suplemento nutricional (unos 10g. diarios) ya que ayuda a garantizar una adecuada síntesis y renovación del colágeno. Existe la duda de si un exceso de glicina en la dieta puede tener efectos secundarios ya que es un neurotransmisor, no obstante, se ha comprobado que los aminoácidos no esenciales les cuesta atravesar la membrana hematoencefálica. (5)

Dicho todo esto, lo más recomendable siempre es consultar con un médico antes, para estar seguros de que la suplementación que elegimos es la adecuada para nuestro caso y también para saber cual es la dosis correcta para nuestro organismo.

Referencias Bibliográficas:

5 . Adeva-Andany, M., Souto-Adeva, G., Ameneiros-Rodríguez, E. et al. Insulin resistance and glycine metabolism in humans. Amino Acids 50, 11–27 (2018).

Mi carrito0
Aún no agregaste productos.
0