L Tirosina : Para que sirve

Los beneficios de la l tirosina en tu organismo

¿ Qué es la L Tirosina ?

La L Tirosina o tirosina (Tyr) es un aminoácido no esencial, por lo que se produce de forma natural en nuestro cuerpo y esto ocurre gracias a otro aminoácido, la fenilalanina. Y ayuda a producir proteínas, enzimas, neurotransmisores como la dopamina, la adrenalina o la noradrenalina, las hormonas tiroideas o la melanina.

La L Tirosina se puede encontrar en diversos alimentos. Donde más abunda es en el queso, ya que fue el alimento en el que se descubrió por primera vez. Y es a lo cual le debe su nombre, porque “tyros” significa “queso” en Griego.

Alimentos que contienen L Tirosina.

Algunos de los alimentos que tienen un mayor contenido de L Tirosina, por lo cual ayudarían a regular los niveles de la misma en nuestro organismo, son: 

· Productos lácteos (especialmente el queso)
· Legumbres
· Frutos secos
· Frutas (como el plátano, el aguacate)
· Carne roja
· Carnes de ave (como el pollo o el pavo)
· Semillas
· Soja
· Huevos

La L Tirosina está presente tanto en productos de origen vegetal como animal, por lo que incorporarla en tu dieta diaria no supondría un gran inconveniente. Y además la L Tirosina puede ser consumida a través de suplementación, por lo que las formas de consumirla son muy variadas.

L Tirosina ¿ para qué sirve ?

La L Tirosina tiene múltiples beneficios. Entre ellos ayuda a mejorar nuestro humor, concentración o sueño.
La principal función de la L Tirosina es la de ser neurotransmisor de algunas hormonas, tales como la melanina, la dopamina, la adrenalina o la tiroxina.
Algunas de las funciones que cumplen son las siguientes:

·En la Melanina: proporciona el pigmento que da color a la piel, las uñas y el pelo. (2)
·En la Dopamina: se encarga de regular el placer, la memoria y las habilidades motoras. (1)
·En la Adrenalina (y noradrenalina): ayuda a superar situaciones de estrés. (1)
·En la Tiroxina: junto con otras hormonas, ayuda a regular el metabolismo. (3)

La L Tirosina además tiene algunos otros beneficios tales como: colabora en la formación de células rojas y blancas de la sangre y potencia los efectos de las sustancias estimulantes como la cafeína.

L Tirosina : El aminoácido que ayuda a tener un mejor rendimiento.

Si nos fijamos en algunas de las funciones de la L Tirosina, debemos conocer lo que necesitamos para un buen funcionamiento de la memoria y para rendir mejor en situaciones de estrés, ya que la L Tirosina ayuda a incrementar la producción de neurotransmisores como la dopamina o la adrenalina. Los niveles plasmáticos de Tyr alcanzan su máximo entre 1 y 2 horas después de su consumo y pueden permanecer así hasta 8 horas. Una vez atraviesa la barrera hematoencefálica y es absorbida por las células cerebrales correspondientes, la Tyr se convierte en L-DOPA por acción de la enzima llamada tirosina-hidroxilasa (TH). La actividad de la TH aumenta al inicio con el consumo de Tyr, pero acaba por ser regulada por la inhibición del producto final (la L-DOPA), lo que a su vez evita grandes aumentos en la liberación de catecolaminas. La L-DOPA se convierte en dopamina beta-hidroxilasa. Así se consiguen niveles de neurotransmisores adecuados necesarios para un correcto rendimiento, y además las neuronas productoras noradrenalina se volverán más activas.

En cambio, en casos donde la suplementación con Tyr proporciona recursos adicionales innecesarios para sintetizar la dopamina y norepinefrina, no debería afectar a los niveles de estos neurotransmisores ni a su rendimiento, ya que se demostró que la administración de Tyr solo aumentaba la síntesis de dopamina, pero no su liberación. Es decir, la suplementación con Tyr parece tener un efecto beneficioso solo en situaciones que estimulan la síntesis de neurotransmisores, lo que significa que es beneficioso en situaciones suficientemente estresantes o desafiantes en corto plazo. (4)

El estrés provoca que los neurotransmisores disminuyan y provoca que se pierda memoria o no se rinda de manera eficiente. Por lo que, para intentar mejorar estas situaciones, un estudio de cohorte similar, estudió a 22 participantes que recibieron suplementación con Tyr y otro grupo recibió placebo. Y antes de someterse al estudio realizaron una prueba de carácter cognitivo. (5) Además en otras dos revisiones donde se analiza lo mismo concluyeron que suplementar con Tyr puede ayudar a recuperarse del deterioro mental y mejorar el rendimiento cognitivo en situaciones a corto plazo que sean estresantes o mentalmente exigentes. (6)(7)

Algunas de las situaciones donde el estrés está presente es en el deporte. Se han disputado recientemente los Juegos Olímpicos de Tokyo 2021 y gracias a ello han salido casos de deportistas famosos que alegan sufrir ansiedad y rinden al máximo por el estrés que supone realizar un ejercicio perfecto para alcanzar el podio o una clasificación, estos se han puesto a la orden del día entre médicos y psicólogos. La suplementación con Tyr tendría efectos positivos en el organismo de deportistas, al mejor su estado anímico. (8) Ayudando así a no reducir la motivación y que a su vez el entrenamiento continúe hasta en aquellas situaciones en las que el estrés mental está incrementado. Y por ello este suplemento podría traer beneficios en la consecución de objetivos de los deportistas al incrementar los niveles de serotonina y garantizar también un mejor sueño reparador.

Ahora bien, dejando las situaciones desafiantes de lado, la Tyr también ayuda a producir hormonas que tienen una función central en el control del metabolismo y en la función cardiovascular, entre otras.

Y con ello estamos hablando de la producción de hormonas tiroideas de las que es precursor. Estas llevan varios átomos de yodo en su composición, tres en la triyodotironina, también conocida como T3, y una más la tetrayodotironina, también conocida como T4 o tiroxina. (9) La T4 es producida únicamente en la glándula tiroides, mientras que la T3 es secretada a nivel tiroideo o transformado a partir de la T4 en tejidos periféricos por el mecanismo de deiodinación en el que intervienen las enzimas deiodinasas. Aproximadamente el 80% de la T3 se forma por deiodinación de la T4 en los tejidos periféricos, acción catalizada por las deiodinasa tipo I y III. Existe también la deiodinasa tipo II que predomina en músculo, cerebro, hipófisis, piel y placenta, pero tiene menor afinidad por la T4. (10) No obstante, para eliminar el átomo de yodo de la T4 se necesitan de otros minerales, que actúan de cofactores en la reacción catalizada por la deiodinasa. Uno de ellos es el selenio, que es capaz de regular reacciones redox al formar parte de la glutatión-peroxidasa y dado que la deiodinasa requiere de un agente reductor en su proceso, el selenio se vuelve necesario para su regeneración. (11) El zinc es otro de los nutrientes que utiliza la tiroides para la producción de la hormona tiroidea. Según una revisión, su papel es clave en el metabolismo de las hormonas, concretamente, porque regula la actividad de las enzimas que participan en la activación y desactivación de las hormonas tiroideas, la hormona liberadora de tirotropina (THR) y la síntesis de la hormona estimulante de la tiroides (TSH). (12)
Además, tenemos también el hierro, otro elemento esencial para que el cuerpo humano sintetice y metabolice las hormonas tiroideas. El cuerpo depende del hierro para convertir la T4 en T3 a través de la peroxidasa tiroidea. Y de hecho, en pacientes con enfermedad de la tiroides, tienen una alta prevalencia de deficiencia de hierro, viéndose así su importancia para el metabolismo del yodo. (13)

La dosis recomendada de Tyr es variable, depende de las condiciones de cada persona. Aún así las dosis rondan entre 0,2 y 2 gramos por día. Se debe consumir con abundante cantidad de agua y no se aconseja ingerirla con bebidas ricas en proteína. 

Como reforzar el efecto de la L Tirosina.

Una forma de reforzar el efecto de la Tyr frente al daño oxidativo, el estrés y su relación con el metabolismo tiroideo es añadiendo los siguientes minerales: Hierro, Zinc y Selenio. Estos minerales cuentan con las siguientes propiedades, según la base de datos de la EFSA:

· El hierro: contribuye a la formación de glóbulos rojos y de hemoglobina, a la función cognitiva normal, al metabolismo energético normal, al transporte normal de oxígeno en el cuerpo, al funcionamiento normal del sistema inmunitario, a la actividad del corazón, hígado y músculos, a la división celular y ayuda a disminuir el cansancio y la fatiga.

· El zinc: contribuye al funcionamiento normal del sistema inmunitario, a la protección de la células frente al daño oxidativo, al proceso de diferenciación celular, a la función cognitiva normal, al mantenimiento de los huesos, uñas y piel en condiciones normales, al metabolismo normal de los macronutrientes y la síntesis de proteínas normal.

El selenio: por último, este mineral contribuye al funcionamiento normal del sistema inmunitario, al mantenimiento del cabello y las uñas en condiciones normales, a la función tiroidea normal y a la protección de las células frente al daño oxidativo.

Todo esto hace que la suplementación con L Tirosina sea recomendable para deportistas ya que puede ayudar a combatir la fatiga y a recuperar la energía que se pierde durante los entrenamientos.

Dicho todo esto, lo más recomendable siempre es consultar con un médico antes, para estar seguros de que la suplementación que elegimos es la adecuada para nuestro caso y también para saber cual es la dosis correcta para nuestro organismo.  

Referencias bibliográficas:
  1. Fermstrom JD, Fernstrom MH. (2007). Tyrosine, phenylalanine, and catecholamine synthesis and function in the brain. J Nutri 137(1): 1539-1547.
  2. Rashmi M., Yan-Yun, Liu and Gregory AB. (2014). Thyroid Hormone Regulation of Metabolism. Physiol Rev 94(2):355-382.
  3. Slominski A., Zmijewski ME., Pawelek J. (2012). L-tyrosine and L-dihydroxyphenylalanine as hormone-like regulators of melanocyte functions. Prigment Cell Melanoma Res 25(1): 14-27
  4. Jongkees, B. J., Hommel, B., Kühn, S., & Colzato, L. S. (2015). Effect of tyrosine supplementation on clinical and healthy populations under stress or cognitive demands–A review. Journal of psychiatric research, 70, 50–57. https://doi.org/10.1016/j.jpsychires.2015.08.014
  5. SteenBergen L. Sellaro R., Hommel B., Colzato LS. (2015). Tyrosine promotes cognitive flexibility: evidence from proactive vs. reactive control during task switching performance. Neuropsychologia 69:50-5.
  6. Hase A., Jung SE, Rot M. (2015). Behavioral and cognitive effects of tyrosine intake in healthy human adults. Pharmacol Biochem Behav 144:1-6.
  7. et al. (2015). Effect of tyrosine supplementation on clinical and healthy populations under stress or cognitive demands—A review. 70: 50-57.
  8. Topall, G., & Laborit, H. (1989). Brain tyrosine increases after treating with prodrugs: comparison with tyrosine. Journal of Pharmacy and Pharmacology, 41(11), 789–791.
  9. Martín-Almendra MªA., (2016) ESTRUCTURA Y FUNCIÓN DE LA GLÁNDULA TIROIDES. SACYL. Complejo Asistencial de Zamora. Sección de Endocrinología. Zamora. España.
  10. Carrillo-Esper R., Peña-Pérez C.A., Zárate-Vega V., Garcilazo-Reyes Y., Lee-Cervantes D., González-Noris P. Y. (2013) Disfunción tiroidea en el enfermo grave. Unidad de Medicina Intensiva, Fundación Clínica Médica Sur. https://www.medigraphic.com/pdfs/medsur/ms-2013/ms134d.pdf
  11. Triggiani, V., Tafaro, E., Giagulli, V. A., Sabbà, C., Resta, F., Licchelli, B., & Guastamacchia, E. (2009). Role of iodine, selenium and other micronutrients in thyroid function and disorders. Endocrine, metabolic & immune disorders drug targets, 9(3), 277–294. https://doi.org/10.2174/187153009789044392
  12. Severo, J. S., Morais, J., de Freitas, T., Andrade, A., Feitosa, M. M., Fontenelle, L. C., de Oliveira, A., Cruz, K., & do Nascimento Marreiro, D. (2019). The Role of Zinc in Thyroid Hormones Metabolism. International journal for vitamin and nutrition research. Internationale Zeitschrift fur Vitamin- und Ernahrungsforschung. Journal international de vitaminologie et de nutrition, 89(1-2), 80–88. https://doi.org/10.1024/0300-9831/a000262

13. Ghiya, R. y Ahmad, S. (2019). SUN-591 Anemia grave por deficiencia de hierro que provoca hipotiroidismo. Revista de la Sociedad Endocrina , 3 (Suplemento 1), SUN-591. https://doi.org/10.1210/js.2019-SUN-591

Mi carrito0
Aún no agregaste productos.
0