Lactoferrina ¿Por qué es tan importante?

Lactoferrina: Antiviral, antioxidante, anticancerígeno, antimicrobiano

¿Qué es la lactoferrina?

La lactoferrina es una proteína de la familia de las transferrinas, que se encuentra principalmente en la leche y el calostro. Es esencial en el transporte de metales dentro del cuerpo y su adecuada asimilación. Posee propiedades antiinflamatorias, antioxidantes, inmunomoduladoras, antibacterianas y antivirales, atribuidas a su rol en la activación de las células inmunológicas y su capacidad para unirse al hierro, lo cual inhibe el crecimiento y propagación de patógenos al limitar su acceso a este mineral esencial.

Además, su función antibacteriana y antiinflamatoria se explica debido a su capacidad de privar a los patógenos del hierro necesario para su crecimiento.

Metabolismo del hierro

Regulación del metabolismo del hierro: La lactoferrina ha sido objeto de múltiples estudios, incluyendo aquellos que examinan su suplementación en individuos con anemia o en aquellos en riesgo de desarrollarla. En corredores de larga distancia se empleó una dosis de 1.800 mg por día para prevenir la anemia.(1)  En embarazadas, una dosis de 100 mg dos veces al día resultó eficaz para aumentar los niveles de hemoglobina total.(2) El efecto de la lactoferrina en los niveles de hierro no se debe al contenido de este en la proteína, sino probablemente a que regula la homeostasis del hierro.

Al considerar suplementos dietéticos, es crucial que estos no causen malestar o daño. La lactoferrina (LF) facilita una mejor absorción de hierro al unirse a este mineral, sin generar efectos adversos en el sistema gástrico o causar malestar.

Refuerzo del sistema inmunitario

En cuanto a la modulación del sistema inmunitario y el fortalecimiento de las defensas del cuerpo, la Lactoferrina juega un papel activo en la protección contra infecciones y en mantener la inflamación controlada, previniendo así el agravamiento de enfermedades infecciosas agudas.

En un ensayo donde emplearon una dosis oral de 200 mg al día provocó la activación de las células T y aumentó los valores de diferentes moléculas antioxidantes hidrófilas.(3)

En otro estudio realizado en seres humanos la administración oral de 10 mg por día causó un aumento de la actividad de los neutrófilos y una reducción de la producción de citoquinas, IL-6 y TNF-α.(4) 

Además, la Lactoferrina no solo potencia la actividad de las células inmunes, sino que también favorece el crecimiento de bifidobacterias en el intestino, lo cual puede ayudar a desplazar a las bacterias patógenas y prevenir su adhesión a la mucosa intestinal. (5)

lactoferrina en la tercera edad

Se ha evidenciado el impacto positivo de la lactoferrina (LF) en la función inmune de adultos mayores.

En un estudio, tras la administración diaria de 300 mg de Lactoferrina durante tres meses a un grupo de ancianos sanos, se notaron mejoras significativas en comparación con el grupo de control. Estas mejoras incluyeron un aumento en el número de glóbulos rojos, una mejor proporción de linfocitos, una mayor función fagocítica de los neutrófilos y un incremento en la citotoxicidad de las células Natural Killer (NK).

Esto indica que la Lactoferrina puede activar y potenciar el sistema inmunitario en la tercera edad, brindando beneficios para la salud inmunológica de este segmento poblacional. (6)

Propiedades antioxidantes

Respecto a las propiedades y posibles aplicaciones de la lactoferrina, se destaca su rol antioxidante. La Lactoferrina no solo protege las células del daño asociado con el estrés oxidativo(7,8), sino que también se ha visto que refuerza los valores de moléculas y enzimas antioxidantes que reducen las moléculas de hierro oxidantes (3,9)

Estas últimas actúan secuestrando hierro, lo que a su vez reduce las moléculas de hierro oxidantes, y proporciona una defensa adicional contra infecciones bacterianas, virales y parasitarias al privar a estos organismos del hierro que necesitan para su desarrollo.

Los estudios disponibles indican la alta eficacia de la LF para reducir el nivel de H2O2 y aumentar el FRAP (poder antioxidante reductor férrico) tanto en el espacio intracelular como en el extracelular.(10)

Se ha descubierto que otro de los mecanismos antioxidantes de la Lactoferrina es su habilidad para neutralizar el fenómeno conocido como estallido respiratorio en los neutrófilos, proceso que puede resultar en una producción excesiva de radicales libres que dañan las células.

Propiedades antivirales

En lo que respecta a su capacidad antiviral, la LF se destaca por su acción contra una variedad de virus de ARN y ADN que infectan tanto a humanos como a animales. Una de las hipótesis más aceptadas es que la Lactoferrina bloquea la infección al unirse a las proteínas virales o a los receptores celulares, evitando así el contacto inicial entre el virus y la célula huésped (11). En el contexto del COVID-19, se ha observado que los coronavirus requieren hierro para replicarse(15) y la Lactoferrina, al ser un agente quelante de hierro, podría ser un componente valioso en el tratamiento de esta infección. Además, la Lactoferrina puede adherirse a los proteoglicanos, que son receptores celulares esenciales para la entrada del virus, bloqueando así la posibilidad de infección. (17,18,19)

Propiedades antimicrobianas

La lactoferrina tiene un poderoso efecto bacteriostático y bactericida contra bacterias gram-positivas y gramnegativas, incluyendo especies patógenas como Helicobacter, Staphylococcus, Streptococcus, E. coli, Salmonella, Listeria monocytogenes, Pseudomonas, etc. Esto se ha demostrado frecuentemente en estudios in vitro e in vivo, donde para este último género se ha visto cómo tiene la capacidad de prevenir la adhesión a las células huésped. En infecciones crónicas las bacterias suelen formar biopelículas, es decir, una capa organizada y muy adhesiva de bacterias en la superficie de las membranas de las mucosas, lo que las hace muy difíciles de combatir. A modo de ejemplo, los pacientes con fibrosis quística tienen que lidiar con biopelículas de la bacteria Pseudomonas aeruginosa en los pulmones. La Lactoferrina inhibe la formación de biopelículas haciendo que sea más difícil su crecimiento y por tanto más sencillo sea eliminar la infección.(11,12) 

En estudios adicionales se ha comprobado que inhibe la colonización de la pared estomacal por parte del Helicobacter pylori en un tratamiento con terapia triple (dos antibióticos y un antiácido) al cual se le añadía LF.(3,13,14)La triple terapia eliminó la bacteria entre un 71 a un 77 % de los sujetos de ensayo. La combinación de la triple terapia con LF provocó la supresión del 100 % de la bacteria.(13)  Esto supone un hallazgo importante ya que la Lactoferrina aumentaría el efecto antimicrobiano de los agentes antibacterianos naturales, los antibióticos y otros medicamentos.

Propiedades anticancerígenas

Otra de las propiedades de la Lactoferrina es su actividad anticancerígena. Esto puede estar relacionado no sólo con la prevención del estrés oxidativo y la inflamación, que contribuyen al daño del ADN y la tumorigénesis, sino también con la prevención del desarrollo del cáncer o su inhibición mediante la estimulación de la respuesta inmunitaria adaptativa. Este es el caso del cáncer colorrectal, cuya epidemiología está relacionada principalmente con la edad y los factores relacionados con el estilo de vida. También en la leucemia infantil, donde el consumo a largo plazo de leche materna puede prevenir el riesgo de desarrollar leucemia debido a las propiedades inmunoprotectoras de la LF. Además, también se ha visto que puede inhibir directamente la proliferación, la supervivencia, la migración, la metástasis y acelerar la muerte de las células cancerosas.(10)

Se ha demostrado que la lactoferrina (LF) provoca daños considerables en distintas células cancerígenas, tales como la interrupción del ciclo de crecimiento celular, daños en el citoesqueleto, inducción de la muerte celular programada o apoptosis y reducción de la capacidad de las células para moverse. Se piensa que la LF puede activar rutas de señalización celular que resultan perjudiciales para las células cancerosas, posiblemente debido a su interacción con proteoglicanos, glucosaminoglicanos y ácido siálico, que se encuentran en altas concentraciones en las células malignas. Esto podría también contribuir a la selectividad de la LF, atacando primordialmente a las células cancerosas. Su habilidad para penetrar en el núcleo de la célula se considera uno de sus mecanismos de acción más importantes, incluyendo su efecto contra el cáncer. Una vez en el núcleo, la LF actúa como un factor de transcripción, estimulando la activación de genes que tienen funciones antitumorales, antiproliferativas y proapoptóticas.

La LF también interfiere con la disponibilidad del hierro, crucial para el metabolismo de las células cancerosas, y bloquea la angiogénesis, o formación de nuevos vasos sanguíneos, lo que a su vez inhibe el crecimiento del tumor y su propagación.

Para maximizar la absorción de LF y aprovechar sus beneficios, como el incremento en la absorción de hierro, la protección contra patógenos y su papel como antioxidante, es recomendable optar por suplementos con encapsulación que resista la acción del ácido gástrico. Esto es crucial debido a que la LF, al ser una proteína, podría desnaturalizarse en el estómago y perder sus propiedades beneficiosas.

Referencias Bibliográficas.
  1. Koikawa, N., Nagaoka, I., Yamaguchi, M., Hamano, H., Yamauchi, K., & Sawaki, K. (2008). Preventive effect of lactoferrin intake on anemia in female long-distance runners. Bioscience, Biotechnology and Biochemistry, 72(4):931-935
  2. Paesano, R., Torcia, F., Berlutti, F., Pacifici, E., Ebano, V., Moscarini, M., Valenti, P. (2006). Oral administration of lactoferrin increases hemoglobin and total serum iron in pregnant women. Biochemistry and Cell Biology, 84(3):377-380.
  3. Mulder. M., Connellan, A., Oliver, J., Morris, C., & Stevenson, L. (2008). Bovine lactoferrin supplementation supports immune and antioxidant status in healthy human males. Nutrition Research, 28(9):583-9.
  4. Zimecki, M., Spiegel, K., Wlaszczyk, A., Kübler, A., & Kruzel, M. (1999). Lactoferrin increases the output of neutrophil precursors and attenuates the spontaneous production of TNF-a and IL-6 by peripheral blood cells. Archivum Immunologiae et Therapiae Experimentalis, 47, 113–118.
  5. Griffiths, E.A., Duffy, L.C., Schanbacher, F.L. et al. (2004). In Vivo Effects of Bifidobacteria and Lactoferrin on Gut Endotoxin Concentration and Mucosal Immunity in Balb/c Mice. Dig Dis Sci 49, 579–589. 
Mi carrito0
Aún no agregaste productos.
0