Los beneficios de cuidar la próstata

Beneficios de cuidar tu próstata y como prevenir la hbp en la próstata

¿Qué es la próstata?

La próstata es un órgano interno, más concretamente una glándula y está ubicada debajo de la vejiga, delante del recto. Forma parte del tracto reproductivo masculino, y tiene como función, junto con los testículos y las vesículas seminales la producción de el semen. Es atravesada por la uretra, que a su vez conecta la vejiga con el exterior a través de el pene y permite así orinar.

El tamaño de esta glándula al nacer es pequeño, una vez llegada la adolescencia, cuando los niveles de testosterona aumentan, la próstata crece, llegando así a redoblar su tamaño a los 20 años de edad. Llegados a ese punto el crecimiento se atenúa, aunque los hombres a partir de los 50 comienzan a experimentar un segundo crecimiento que no suele causar problemas durante el resto de la vida.

¿Para qué sirve la próstata?

La función de la próstata es la de producir un líquido que al combinarse con el esperma forman el semen.
Y a medida que los hombres van envejeciendo esto hace que la próstata tienda a aumentar su tamaño. A su vez esto podría causar que la uretra se angoste por lo que el flujo de la orina disminuiría. Lo que podría dar paso a la hiperplasia prostática benigna (HBP), que es una afección benigna (no cancerosa). En algunos casos este aumento puede llegar a descontrolarse cuando se combina con factores como la obesidad o enfermedades crónicas como la diabetes. Así como también pueden influir antecedentes familiares. Se estima que la HBP la padezcan un 80% de los mayores de 50 años, en mayor o menor grado.  (1)

Existen formas de ayudar a prevenir el exceso de HBP, ya que hoy en día no existe un tratamiento para ello. Los hábitos saludables como una dieta equilibrada, comer frutas y verduras, controlar la cantidad de grasas que ingerimos y el ejercicio regular, son la mejor recomendación. Y a su vez esto también podría ayudar a reducir el riesgo de disfunción eréctil.

Este crecimiento en la próstata puede tener síntomas obstructivos en la micción siendo vacilante o intermitente, lo que disminuye la fuerza y el chorro urinario. Además se pueden presentar síntomas irritativos como la disuria (molestia, dolor o sensación urgente que se presenta al orinar). También se tiene mayor frecuencia urinaria nicturia (aumento en la frecuencia urinaria nocturna) así como urgencia por ir al baño.
De no ser tratado, la orina retenida en la vejiga puede llegar hasta los riñones, lo que podría causar lesiones e insuficiencia renal.

En la actualidad se trata la HBP con los conocidos bloqueadores alfa, que ayudan a relajar los músculos en la base de la vejiga y aumentan así la capacidad para orinar. No obstante, estos fármacos suelen tener efectos secundarios, pueden provocar mareos, fatiga o hipotensión. Una alternativa diferente a los bloqueadores alfa son los inhibidores de la 5-a-reductasa, los cuales podrían reducir el tamaño de la próstata e incrementar el flujo de la orina. Aunque el inconveniente de estos es que llegan a tardar de tres a seis meses en empezar a actuar, han sido mejores que los bloqueadores alfa en casos aislados. (2)

Extractos naturales que ayudan a prevenir la HBP en la próstata.

También podemos optar por tratamientos naturales como por ejemplo: diversas plantas o complementos alimenticios. Estos pueden ayudar a mejorar los síntomas de la HBP y también ayudan a prevenir el cáncer de próstata, sin tener que recurrir a medicamentos de síntesis, los cuales suelen provocar efectos secundarios indeseables y molestos.

A continuación te hablaré de algunos de ellos.

· El Epilobio (o Epilobium parviflorum): Es una planta muy eficaz usada para la HBP y el cáncer de próstata. Sus componentes activos del género epilobium que han demostrado más interés son sus polifenoles, concretamente los taninos elágicos. Por otra parte, los flavonoides como la quercetina, miricetina y kaempferol y sus glucósidos correspondientes también presentan propiedades biológicas muy interesantes. Existen estudios científicos sobre los taninos elágicos denominados oenoteínas, principalmente la oenoteína A y B. Y estos ensayos parecen demostrar que dichos componentes intervienen en la reducción de dos enzimas (5-a-reductasa que metaboliza la testosterona en dihidrotestosterona (DHT), y la aromatasa que convierte la testosterona en 17-β-estradiol). Estas enzimas están involucradas en la aparición de la HBP y el cáncer de próstata, ya que al degradar la testosterona se produce el daño en la próstata. Se ha visto que con las oenoteínas de esta planta se han reducido hasta un 70% estás dos enzimas y con los flavonoides como la quercetina y el kaempferol aisaldos de la misma planta se llegó a reducir un 41% de las enzimas. Con todo esto, podríamos decir que los extractos de Epilobium parviflorum podrían ser beneficiosos para tratar dichas patologías. (3)

· Extracto Seco de Semillas de Calabaza EFLA®940 (Cucurbita Pepo L.): Este extracto es un especial de semillas de calabaza sin lípidos, por lo que solo aportaría sustancias hidrofílicas. Lo cual hace que los compuestos activos estén más concentrados que en la propia semilla al eliminar la parte grasa y que sean más estables, ya que se evita que el producto se enrancie por oxidación lipídica. Entre los compuestos activos de este extracto, se encuentran los lignanos (fitoestrógenos)y otra sustancia con una posible similitud estructural y funcional con la testosterona que aún no se ha identificado. Se ha demostrado que EFLA®940 es capaz de inhibir la 5-a-reductasa, ayudando a disminuir estos niveles alterados de DHT y a su vez aumentar los niveles de testosterona, por lo que con ello se alivian los síntomas en casos de HBP en estadios I y II, incluyendo la incontinencia urinaria por rebosamiento. (4)

· Extracto de Baya de Sabal o Palmito salvaje (Serenoa repens): Tiene acción beneficiosa sobre la próstata gracias a su mezcla de ácidos grasos insaturados, fitoesteroles y flavonoides, entre otros componentes. Así como los lignanos o los taninos elágicos, la acción de estos compuestos es inhibir la enzima 5-a-reductasa, que actúa sobre la testosterona convirtiéndola en DHT. Asimismo, el efecto antiiflamatorio del Sabal carece de efectos secundarios además de reducir la incontinencia y el malestar que produce en la HBP y otras afecciones de este órgano. Un consumo regular de Sabal es recomendado en varones a partir de los 20 años, ya que la eficacia de el Sabal no solo es eficaz para tratar problemas presentes, sino que también tiene efecto preventivo. (5)

· La Ortiga (Urtica dioica L.): Pertenece a la familia de las Urticáceas, siendo una de las plantas medicinales más usadas en el norte de la Península Ibérica. El extracto de las raíces de la planta se ha empleado comúnmente como fármaco para la HBP mientras que las partes frescas y secas de las flores se utilizan tradicionalmente con otros fines, como dolores articulares, infecciones del tracto urinario y como diuréticos. La ortiga es rica en flavonoides, carotenoides, ácido silícico, taninos, fitoesteroles, vitaminas del grupo B, C y minerales como el potasio y silicio. (6)
Estos componentes activos la convierten en una hierba medicinal importante para tratar trastornos renales y urinarios. Más concretamente, el silicio se ha estudiado en este campo debido a su implicación en la muerte celular de las células cancerosas de la próstata o la expresión de genes y proteínas contra estas. (7) En el tratamiento de la HBP, se han postulado varios mecanismos de acción de la raíz, incluyendo un ligero efecto diurético, además de potentes actividades antiinflamatorias, probablemente debido a la presencia de escopoletina. Los polisacáridos y las lectinas pueden bloquear la unión entre el factor de crecimiento epidérmico, secretado por la próstata, y sus receptores, con supresión del metabolismo celular del órgano y su crecimiento. Asimismo, las lectinas pueden contribuir a las actividades antiproliferativas y antiinflamatorias de la próstata ya que inhibe la actividad del TNF-a, la proliferación de las células prostáticas y la actividad de la aromatasa ya comentada. El extracto acuoso de las hojas de ortiga también es capaz de inhibir la actividad de la adenosina deaminasa (ADA), la enzima clave en el metabolismo de los nucleótidos. La inhibición depende de la dosis y podría ser uno de los mecanismos que conducen a la mejora de los síntomas de los pacientes. (5)

· Pygeum Africanum: Es un árbol de la familia de las rosáceas, y es originario de las islas de Madagascar y Comores, y del Golfo de Guinea. A esta planta se la conoce también como: Ciruelo africano o cereza africana. La corteza del Pygeum africanum contiene fitosteroles, ácidos grasos y alcoholes (n-decosanol y sus derivos), lignanos y proantocianidinas entre otros. Pygeum inhibe los receptores de andrógenos y progesterona, pero no los de los glucocorticoides y estrógenos: inhibe la expresión del antígeno prostático específico endógeno (PSA) y el crecimiento no canceroso de las células de la próstata. Y además, el aislamiento de derivados del docosanol ha puesto de manifiesto la inhibición de la proliferación de las células prostáticas humanas. Para confirmar este mecanismo de acción, otros estudios mostraron la regulación de la baja de TGF-β1 (un factor de crecimiento para tumores) y una inhibición de la proliferación de los fibroblastos y miofibroblastos prostáticos humanos. Ciertos estudios han informado que Pygeum africanum parece mejorar significativamente los síntomas urológicos, y podría ser igual de eficaz que el Palmito salvaje (Serenoa repens). (5)

· La Piperina: Es un alcaloide que procede de las pimientas negras y largas (Piper Nigrum Linn y Piper Longum Linn) y presentan actividades antitumorales in vitro e in vivo. El mecanismo antitumoral de la piperina se ha investigado en las células humanas de cáncer de próstata DU145, PC-3 y LNCaP. El tratamiento con piparina produjo una inhibición dependiente de la dosis de la proliferación de estas líneas celulares. Sin embargo la piperina indujo poco la apoptosis y sí promovió la autofagia. Estos resultados indicarían que la piperina poseería un efecto antiproliferativo en las células de cáncer de próstata humano al inducir la detención del ciclo celular y su autofagia por el organismo. (13)

· POMANOX® P30: Este extracto natural se obtiene del fruto fresco de la granada (Punica granatum) cultivado en España, y mantiene todas sus propiedades naturales y cuya fabricación está protegida bajo patente. Posee una combinación de polifenoles de la granada fresca, que actúan sinérgicamente, entre ellos destacan las punicalaginas α y ß y el ácido elágico que son potentes antioxidantes naturales. La granada es un tipo de fruta rica en antioxidantes, su cáscara y semilla tienen potenciales actividades anticancerígenas. Algunas investigaciones que han utilizado extractos de cáscara de granada sobre la apoptosis y la metástasis de las células de cáncer de próstata mostraron una inhibición del crecimiento de las células cancerosas de este órgano. Al parecer podría haber una relación para indicar que los compuestos antioxidantes del extracto podían inducir la apoptosis del cáncer de próstata al aumentar los genes que codifican la caspasa, la molécula ejecutora de la apoptosis. (8)

· El Licopeno: Es un pigmento vegetal que da coloración rojiza a algunas frutas y verduras como el tomate, pimiento rojo, rábano, pomelo rosado, sandía, granada, etc. Es un potente antioxidante natural con grandes beneficios para el organismo: además de ser un gran antioxidante, es antiinflamatorio, preventivo frente a algunos cánceres, quimioterapéutico, reduce el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, previene frente a enfermedades neurodegenerativas, etc (9). Varias líneas de investigación concluyeron que supera a los α y ß-carotenos en su capacidad de inhibir la proliferación de celulares tumorales. En un seguimiento de un grupo de población suplementado con licopeno se comprobó que se retrasaba el desarrollo del tumor notablemente. También se ha visto que podría caber la posibilidad de que sea capaz de prevenir o retrasar la aparición de cánceres, como el de mama, de próstata o de ovarios. (10)
En un estudio se obtuvo como resultado que tomar al menos 10 raciones de tomate a la semana disminuía en un 35% el riesgo de cáncer de próstata y a su vez estos hallazgos eran aún más fuertes en caso de padecer ya la enfermedad avanzada. (11) Y con respecto a la prevención de la HBP, sugiere que elevadas dosis diarias de licopeno reducen el riesgo de desarrollo de esta afección. Ya sea en forma de salsa o como concentrado de tomate, el licopeno ha puesto en evidencia el aumento de la apoptosis de las células prostáticas y la reducción de los niveles plasmáticos del PSA en pacientes con HBP. (12)

 

Vitaminas y minerales que ayudan a prevenir y/o sirven de tratamiento de la HBP en la próstata.

A continuación te hablaré de algunos minerales y vitaminas que favorecen a dicha afección de la próstata.

· La Vitamina D3 (colecalciferol) esta vitamina es liposoluble y se encuentra en los pescados grasos, el aceite de hígado de pescado y los huevos. A su vez el cuerpo también puede sintetizarla por la piel gracias a la acción de rayos UV. Existen estudios poblacionales y ensayos clínicos que han estudiado los efectos de la vitamina D en el cáncer de próstata. Al parecer sus efectos tienen que ver con la reducción de la producción del PSA. En algunos estudios se observó una relación entre la concentración de vitamina D y el cáncer de próstata. De todos modos se necesitan más estudios científicos que afiancen esta hipótesis.

· Vitamina B6: La inflamación crónica que ocurre en la mayoría de cánceres podría aumentar la degradación de la vitamina B6. Asimismo, algunos estudios experimentales han descubierto un mecanismo por el cual la vitamina B6 podría afectar la actividad de los receptores de las hormonas esteroideas y disminuir así sus efectos en la expresión de los genes. Si la actividad de los receptores esteroidales para el estrógeno, progesterona, testosterona u otras hormonas esteroidales puede ser inhibida por la falta de vitamina B6, cabe la posibilidad de que esta vitamina tenga influencia en el riesgo de desarrollar enfermedades impulsadas por las hormonas esteroides, como el cáncer de próstata o mama. Por lo cual, un aporte de vitamina B6 podría evitar la aparición de estos tipos de cáncer. (15)

· El Zinc: es un nutriente vital para el metabolismo de las bacterias, en especial para su supervivencia en el medio intracelular: por ejemplo, en E. coli existe una enzima transportadora de metales como el hierro, la cual es dependiente del zinc. Además se ha señalado una enzima intracelular antioxidativa dependiente del zinc, que altera el potencial redox de los leucocitos polimorfonucleares a través de la activación de una proteína p53, que también podría intervenir en el aumento de las infecciones de próstata y cáncer de próstata en los pacientes bajos de zinc. La alta concentración de zinc en los tejidos prostáticos es importante para los mecanismos de defensa contra las infecciones del tracto genitourinario y se han visto que pacientes con prostatitis (inflamación de la glándula prostática) aguda presentan una relativa falta del factor prostático antibacterial que es dependiente del zinc y responsable de las propiedades bactericidas del fluido prostático. (16)

· El Selenio: es un componente esencial de la glutation peroxidasa celular, actuando de esta manera como un importante antioxidante. A su vez, su función consiste en complementar el efecto antioxidante de la vitamina E al proteger la integridad de la membrana celular. Hoy en día existe evidencia de que el selenio se relación con la carcinogénesis de la próstata. Diversos estudios han demostrado una relación inversa entre los niveles séricos de el selenio y la detección de cáncer de próstata avanzado. La acumulación de selenio en la próstata y la actividad local de las selenoproteínas han sido analizadas como un mecanismo potencial en la prevención del cáncer de próstata. (17)

· El Cobre: por último, el cobre es un elemento esencial que desempeña un papel importante, tanto en el desarrollo como en el crecimiento de el cáncer de próstata. Administrado en forma de complejos de cobre, inhibe de manera dramática el crecimiento de tumores de próstata humanos injertados en ratones. Se están evaluando en ensayos clínicos en humanos terapias dirigidas al cobre para el tratamiento de el cáncer de próstata, donde se ha apreciado que gracias a complejos metálicos de rutenio y cobre que tienen nuevos medicamentos (nanofármacos) se reduce la toxicidad en comparación con otros usados hasta la fecha en esta enfermedad, han demostrado una fuerte actividad antitumoral y además pueden ser eliminados fácilmente del organismo por la orina y las heces. (18)

En definitiva, todos los ingredientes comentados anteriormente estimulan de una forma u otra la prevención de la HBP o el cáncer de próstata, así sea manteniendo los niveles de testosterona o reduciendo el estrés oxidativo, la inflamación y la proliferación de células cancerosas de este órgano. Además, mejora la incontinencia y el malestar que produce la HBP. Consumirlos puede ser una medida preventiva que beneficia la salud de la próstata.    

Dicho todo esto, lo más recomendable siempre es consultar con un médico antes, para estar seguros de que la suplementación que elegimos es la adecuada para nuestro caso.

Referencias Bibliográficas.

  1. Lozano, J.A. (2003). Diagnóstico y tratamiento de la hiperplasia benigna de próstata. OFFARM, VOL 22 NÚM 5 MAYO 2003 ÁMBITO FARMACÉUTICO.
  2. Fernández Arjona M, Pereira Sanz I. Hiperplasia benigna de próstata: una afección de elevada prevalencia en el paciente de edad avanzada. Rev Esp Geriatr Gerontol2008Jan-Feb;43(1):44-51.
  3. Ducrey, B.et al. (1997). Inhibition of 5α-Reductase and Aromatase by the Ellagitannins Oenothein A and Oenothein B from Epilobium Species. Planta Medica, 63(2), 111–114.
  4. https://www.fitoterapia.net/php/descargar_documento.php?id=6609&doc_r=n
  5. Allkanjari, Olta; Vitalone, Annabella (2015). What do we know about phytotherapy of benign prostatic hyperplasia?. Life Sciences, 126(), 42–56.
  6. Plantas medicinales: Sanos gracias al poder de la naturaleza Escrito por Dr. Angela Fetzner.
  7. Durmus, I. M., Deveci, I., & Karakurt, S. (2021). Synthesis of Silica Based Nanoparticles Against the Proliferation of Human Prostate Cancer. Anti-cancer agents in medicinal chemistry21(18), 2553–2562.
  8. Deng Y. et al. The extract from Punica granatum (pomegranate) peel induces apoptosis and impairs metastasis in prostate cancer cells. Biomed Pharmacother.2017Sep; 93:976-984.
  9. “Use of lycopene as a food colour” The EFSA Journal (2008) 674, 1-66.
  10. Agarwal, S., & Rao, A. V. (2000). Tomato lycopene and its role in human health and chronic diseases. CMAJ, 163(6), 739–744.
  11. Takeshima, M., et al (2014). Anti-proliferative and apoptosis-inducing activity of lycopene against three subtypes of human breast cancer cell lines. Cancer Science, 105(3), 252–257.
  12. A) Kristal AR, Arnold KB, Schenk JM, et al. Dietary patterns, supplement use, and the risk of symptomatic benign prostatic hyperplasia: results from the prostate cancer prevention trial. Am J Epidemiol.2008; 167:925-34. B) Edinger MS, Koff WJ. Effect of the consumption of tomato paste on plasma prostate-specific antigen levels in patients with benign prostate hyperplasia. Braz J Med Biol Res2006; 39:1115-9.
  13. Ouyang DY et al. Piperine inhibits the proliferation of human prostate cancer cells via induction of cell cycle arrest and autophagy. Food Chem Toxicol2013Oct;60:424-30.
  14. https://www.cancer.gov/espanol/cancer/tratamiento/mca/paciente/prostatasuplementos-pdq#_403_toc
  15. Leklem JE. Vitamin B-6. In: Shils M, Olson JA, Shike M, Ross AC, eds. Modern Nutrition in Health and Disease. 9th Baltimore: Williams & Wilkins; 1999:413-422.
  16. Gómez, Yenny, et al (2007). Niveles de zinc en líquido prostático de pacientes con patologías de próstata. Investigación Clínica48(3), 287-294.
  17. López Fontana, C.M., et al (2010). Relación entre los niveles plasmáticos de selenio y las diferentes enfermedades prostáticas. Actas Urológicas Españolas34(7), 625-629.
  18. Sanz Del Olmo N, et al. Cyclopentadienyl ruthenium(II) carbosilane metallodendrimers as a promising treatment against advanced prostate cancer. Eur J Med Chem.2020 Aug 1;199:112414.
Mi carrito0
Aún no agregaste productos.
0