¿Qué es el Cordyceps Sinensis?

El Hongo Milagroso de la Medicina Asiática

Historia del Cordyceps

Los hongos, organismos eucariotas con una historia que se remonta a unos 300 millones de años en la Tierra, han estado íntimamente ligados al desarrollo humano desde que se descubrieron sus diversas propiedades. Su influencia se extiende a campos tan diversos como la medicina, la industria alimentaria, la agricultura e incluso la industria textil, [1] donde han impulsado avances significativos.

En el campo de la medicina, el interés por los hongos ha crecido enormemente en la comunidad científica. Este interés se refleja en el aumento de publicaciones que exploran las propiedades terapéuticas de estos organismos, que han sido utilizados desde tiempos antiguos en la medicina tradicional.

Uno de los hongos medicinales más destacados es el Cordyceps Sinensis, reconocido en la medicina asiática y que ganó notoriedad en la década de 1990 como un suplemento energizante utilizado por atletas chinos.

El Cordyceps Sinensis es un hongo parasitario y entomopatógeno que se encuentra principalmente en la meseta tibetana y las regiones cercanas del Himalaya. Su peculiar ciclo de vida involucra la invasión de una oruga durante el invierno, donde actúa como parásito hasta que la oruga muere en verano y el hongo enraíza en el pasto de las montañas, adquiriendo así sus propiedades nutritivas y energéticas.

Propiedades y Composición del Cordyceps Sinensis

El Cordyceps Sinensis es conocido como un hongo adaptógeno que ayuda al organismo a adaptarse mejor a diversas circunstancias, ofreciendo múltiples beneficios. Entre estos, destaca por sus propiedades antioxidantes [2], energizantes y afrodisíacas, así como por su notable efecto inmunomodulador y su capacidad para proteger el hígado y los riñones. Además, también se le atribuyen propiedades antitumorales y antidiabéticas.

En cuanto a su composición química, contiene una gran variedad de biomoléculas activas que le otorgan sus propiedades. Entre ellas, se encuentran beta-glucanos, ergosterol (provitamina D2), aminoácidos esenciales, ácido linoleico y linolénico, y una gran cantidad de vitaminas y minerales.

Efectos Energizantes y Afrodisíacos del Cordyceps

El hongo destaca por su efecto energizante [3], combatiendo la fatiga crónica y el agotamiento al mejorar la resistencia y vitalidad. Esto se debe principalmente a su capacidad para estimular la producción de ATP y favorecer el uso de oxígeno, mejorando la potencia muscular y reduciendo el tiempo de recuperación. Además, muestra un fuerte efecto antioxidante, eliminando los radicales libres y aliviando la fatiga muscular. [2]

Conocido también como “viagra tibetana”, el Cordyceps Sinensis mejora la salud reproductiva y la libido en ambos sexos, siendo utilizado tradicionalmente como vigorizante sexual [4] y potenciador de la fertilidad. También repara la función reproductiva cuando está deteriorada, aumentando la liberación de testosterona [5] y favoreciendo la relajación de los vasos sanguíneos.

Efecto Inmunomodulador y Protección de Órganos

El Cordyceps Sinensis tiene un notable efecto inmunomodulador, actuando tanto como potenciador como supresor del sistema inmunitario, y mostrando también un efecto antiinflamatorio. Como potenciador, estimula macrófagos y Natural Killers, [6] mejorando la fagocitosis para combatir infecciones, especialmente respiratorias y en la lucha contra el cáncer. Además, su efecto inhibitorio lo hace útil para el tratamiento de enfermedades autoinmunes o para evitar el rechazo tras un trasplante de órganos. [7]

Este hongo también protege el hígado y los riñones. Se ha usado para tratar nefritis e insuficiencia renal, mejorando significativamente la función renal gracias a sus propiedades antiapoptóticas y antiinflamatorias [8][9]  . También se ha usado para tratar hepatitis crónica y otras enfermedades hepáticas, mejorando la respuesta inmunitaria y ayudando a inhibir la fibrosis del hígado. [10]

Referencias Bibliográficas.
Referencias Bibliográficas
[1] Moore-Landecker, E. Fundamentals of fungi. 4th ed. Prentice Hall, New Jersey, EU. 1996.
[2] Lin B, Li S. Cordyceps as an Herbal Drug.  Herbal Medicine: Biomolecular and Clinical Aspects. 2º Ed. Boca Ratón. 2011. Capítulo 5.
[3] Bucci L. R. Selected herbals and human exercise performance. Am J Clin Nutr. 2000. 72. 624S–36S.
[4] Chen YC, Chen YH, Pan BS, Chang MM, Huang BM. Functional study of Cordyceps sinensis and cordycepin in male reproduction: A review. J Food Drug Anal. 2017. 25 (1), 197-205.
[5] Hsu C. C, Tsai S. J, Huang Y. L, Huang B. M. Regulatory mechanism of Cordyceps sinensis mycelium on mouse Leydig cell steroidogenesis. FEBS Lett. 2003. 543, 140–143.
[6] Jordan J. L, Sullivan A. M, Lee T. D. G. Immune activation by a sterile aqueous extract of Cordyceps sinensis: Mechanism of action. Immunopharmacol Immunotoxicol2008. 30. 53–70.
[7] Ding C, Tian P, Jia L, et al. The synergistic effects of C. Sinensis with CsA in preventing allograft rejection. Front Biosci2009. 14. 3864–3871.
[8] Shahed A. R, Kim S. I, Shoskes D. A. Down-regulation of apoptotic and inflammatory genes by Cordyceps sinensis extract in rat kidney following ischemia/reperfusion. Transplant Proc. 2001. 33. 2986–7.
[9] Zhang HW, Lin ZX, Tung YS, Kwan TH, Mok CK, Leung C, Chan LS. Cordyceps sinensis (a traditional Chinese medicine) for treating chronic kidney disease. Cochrane Database of Systematic Reviews 2014, 12.
[10] Zhao S. L. Advance of treatment for Cordyceps on chronic hepatic diseases. Shanxi Zhong Yi. 2000. 16. 59–60.
Mi carrito0
Aún no agregaste productos.
0